jueves, 2 de julio de 2009

EL PODER DE LAS PALABRAS





Me encuentro en medio de una vorágine que me arrastra en contra de mi voluntad, zarandea mi vida a su antojo, sin que los esfuerzos que haga por evitarlo surjan efectos inmediatos, me siento como una barco de vela a merced de la tempestad, en constante lucha contra los elementos naturales adversos y contra los monstruos que crea la mente en un intento por disfrazar la realidad, y que casi siempre terminan por volverse en contra de su creador.

Durante tres meses me he creado una realidad paralela a la que vivo, en un intento por evitar mas jirones en mi alma, cada noche cual bordadora de sueños con hilos de vivos colores para paliar la apatía de mi ser iba juntando esos retales en los que se iba convirtiendo mi etérea voluntad, la técnica al final es tan depurada que he llegado a confundir esa realidad creada con la que día a día se presentaba ante mis ojos. Sin embargo de golpe la verdad se imponía ante mis ojos, y todos los esfuerzos realizados se derrumbaban cual castillo de naipes a merced del viento.

A pesar de luchar para que la espiral del silencio no cerrara filas en torno a mi persona, al final sucumbí a sus pies, la falta de tiempo material para pasarme por los blogs, la lucha diaria en el trabajo donde cada día es una odisea, los niños, la casa, la pareja, las tardes en el hospital para aligerar la carga que lleva mi suegra, me fueron privando de la savia con la que se alimentaba mi persona, las palabras. La magia que se esconde en ellas, la gracia y el donaire con que las engarzan algunas personas, las reflexiones que ofrecían otras, los sentimientos que afloraban al acariciar los ojos esas letras que cual elixir de la vida, me iban dando fuerzas para día a día enfrentar lo que me pusieran por el camino.

Deje de escribir, no tanto por falta de tiempo, si no por no poder corresponder a mis amigos, durante el tiempo que he estado ausente he echado de menos la caricia de los adjetivos, la rudeza de algunos nombres, el cariño de ciertas personas, no puedo decir que he vuelto para quedarme, puesto que pasara algún tiempo antes de que pueda circular libremente como antes por los blogs. Pero gracias a un amigo he descubierto, que si no puedo nutrirme de las palabras de los demás, al menos si puedo desprenderme de las mías, puedo aligerar el peso de mis pensamientos, un tirón de orejas no viene nunca mal, y siempre estaré agradecida a quien me hace pensar.


Sin escribir me siento vacía, así que poco a poco iré poniendo aquí mis relatos como antes, y poco a poco espero disfrutar de la magia que emiten vuestros blogs, seguramente con menos frecuencia que antaño pero ahora se que no depende de mí que todo vuelva a ser como antes, si no de factores externos sobre los que no puedo actuar




16 comentarios:

Marinel dijo...

Me alegra que te hayan dado ese tirón de orejas,gracias al cual has derramado tus letras para nosotr@s.
Leerte, ha sido imaginarte tejiendo sueños a la alborada,para cuando el amanecer furioso de sol se vista,tú ya hayas decorado tus jirones habiéndolos bordado de primores.
Siempre es un placer saber de ti, y nunca dejes que te agobie el mundanal ruido, hasta hacerte desaparecer por completo.
Al menos lanzarás tus letras en esta tu playa,como barca surcando el mar, y nosotr@s las recogeremos para hacernos un collar inolvidable.
Espero que todo vaya arreglándose,aunque lentamente, para bien.
Un besazo.

Ave Mundi Luminar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ave Mundi Luminar dijo...

Ole, ole y ole !

No se los demás, pero al menos yo, soy pozo, soy sumidero, soy alcantarilla, y tu blog, como muchos otros; son fuente, son inspiración, son luces de mil colores, y enseñanzas casi constantes.

De las entretelas de tu asfixia se aprende y se queda el corazón con ganas de más, aun a sabiendas de que el tiempo y las ganas tienen el perfil que tienen en cada época de la vida. Ojalá el segundo encontrado para abrir esta ventana, haya puesto una semilla que mañana haga brotar lo que esperas en tu más íntimo silencio.

Sabes muy bien que no son necesarias las visitas a los blogs de la mayoría de los "compañeros" (no sabía que palabra emplear), que hay por aquí, no es necesario el reconocimiento, no es el ego quien escribe... es el alma que busca aire ... el alma... siempre ella...

Gracias por tu regreso, no importa lo efímero del mismo, lo que importa es que que por un segundo has podido "desprenderte de esas palabras que como un lastre fantasmal caminan en lo profundo de la conciencia"...

Estaré virtualmente cerca, y cuando uno de estos días alguno de los frentes que te acorrala (trabajo, pareja, niños, hospitales...) baje la guarda, se que te disfrutaré de nuevo en la intensidad de tus palabras, y en la emoción de los sentimientos ciertos y reales que vibran junto a ellas.

Un abrazo

Stanley Kowalski dijo...

Qué alegría tan grande volverte a leer! No tenés idea de lo que te extrañaba! Regresa de a poco, sin ninguna presión, lo importante es que tengas las cosas más claras.
Estoy muy feliz que estés de vuelta!

MUCHOS BESOTES HERMOSA!!!!!!

Moni dijo...

bellísimo texto dónde expresas con una perfecta exquisitez hecha palabras..tus palabras lo que ahora mismo te pasa en tu vida...
Yo también vivo una serie de circunstancia ajenas a mi que me hacen ver y vivir mi vida lejos de muchas cosa y a la vez tenerlas cerca aunque no quiera... y es verdad creamos realidades paralelas que no ayuden a llevar el peso de la que no queremos de la verdaremente real que hay....

Me encanta cómo escribes y como describes y yo aquí seguiré para leerte y apoyarte cuando tengas un ratito, cuando lo tenga yo..porque se agradece muco el apoyo en este mundo virtual, y eso si a ti te hace bie es importante que no lo pierdas.....

Animo y un beso preciosa!!!!

Martipol dijo...

Lo siento pero entradas como las tuyas son las que me justifican estar en este mundo del blogger, del que sinceramente estaba dudando y mucho. No sé como puedes hacerlo, pero lo necesitas tu y lo necesitamos nosotros. Tienes que sacar tiempo al tiempo.

Tu última entrada es literariamente muy buena.

Un abrazo

seo dijo...

me alegro de que al menos escribir aqui te ayude a aliviar tus penas y dejes de vivir en ese mundo de mentiras piadosas que intentan encubrir la realidad.

un besazo y muchos animos

Violeta dijo...

bien venida a casa navegante!

Violeta dijo...

Tienes un premio en mi casa, pasate a recogerlo y ojalá te guste, un beso navegante...

Violeta dijo...

Bienvenida de nuevo a casa navegante...ahora hace un año que tuve un brote psicótico, que entre otras cosas sentir como ciertas klas cosas que sucedian a través de mi ventana....solo quiero decirte que vuelvas a escribir o no, (según te apetezca), seguiremos a tu lado..cuidate mucho querida navegante.

xsociasx dijo...

Hola!, me tope con tu blog y esta entrada bueno que podre decir? el poder de las palabras lo es tan grande como las acciones, si a traves de ellas puedes compartir sentimientos desahogarte, encontrar una estabilidad a la marea que llega a inquietar nuestro curso en el mar adelante!, se que no soy nadie para opinar al respecto pero escribes muy bien y siempre existira ese huequito de tiempo que te permita darte una escapada y refrescar tu día a día por medio de letras, para llenar ese vacio que se llega a sentir cuando nos comemos las palabras que tanto ansiamos compartir.

Alatriste dijo...

Mucho ánimo. Yo también me acuerdo de ti. A ver si pasa esta mala racha. Recuerda que puedes confiar en mí si te apetece o lo necesitas. Un beso fuerte y cuídate.

Alatriste dijo...

Te dejo aquí también mi ánimo, porque quiero verte alegre cuanto antes. Un besazo y cuídate.

EURICE dijo...

Interesante relato, mientras te leia, iba imaginando esos retales, formando una colcha de patchwork, cada uno con una pequeña historia detrás, un sentimiento.
Me ha gustado mucho leerte, incluso ha habido veces que me he visto reflejada en cosas que ibas relatando.
Un placer haberte leido!
Un saludo

*Sechat* dijo...

Historias como ésta nos hacen deambular por el filo de la navaja con una mezcla de sentimientos encontrados. Muy buena historia. Un abrazo.

P.D.: Sería un honor que retirases de mi blog, los tres premios que hay para ti. Saludos.

Alatriste dijo...

¿No te animas a volver? Ten claro que se te echa de menos. Sea como sea, te deseo una muy feliz Navidad y que estés genial en todos los sentidos. Un fuerte abrazo y cuídate. Hasta pronto.