jueves, 2 de julio de 2009

EL PODER DE LAS PALABRAS





Me encuentro en medio de una vorágine que me arrastra en contra de mi voluntad, zarandea mi vida a su antojo, sin que los esfuerzos que haga por evitarlo surjan efectos inmediatos, me siento como una barco de vela a merced de la tempestad, en constante lucha contra los elementos naturales adversos y contra los monstruos que crea la mente en un intento por disfrazar la realidad, y que casi siempre terminan por volverse en contra de su creador.

Durante tres meses me he creado una realidad paralela a la que vivo, en un intento por evitar mas jirones en mi alma, cada noche cual bordadora de sueños con hilos de vivos colores para paliar la apatía de mi ser iba juntando esos retales en los que se iba convirtiendo mi etérea voluntad, la técnica al final es tan depurada que he llegado a confundir esa realidad creada con la que día a día se presentaba ante mis ojos. Sin embargo de golpe la verdad se imponía ante mis ojos, y todos los esfuerzos realizados se derrumbaban cual castillo de naipes a merced del viento.

A pesar de luchar para que la espiral del silencio no cerrara filas en torno a mi persona, al final sucumbí a sus pies, la falta de tiempo material para pasarme por los blogs, la lucha diaria en el trabajo donde cada día es una odisea, los niños, la casa, la pareja, las tardes en el hospital para aligerar la carga que lleva mi suegra, me fueron privando de la savia con la que se alimentaba mi persona, las palabras. La magia que se esconde en ellas, la gracia y el donaire con que las engarzan algunas personas, las reflexiones que ofrecían otras, los sentimientos que afloraban al acariciar los ojos esas letras que cual elixir de la vida, me iban dando fuerzas para día a día enfrentar lo que me pusieran por el camino.

Deje de escribir, no tanto por falta de tiempo, si no por no poder corresponder a mis amigos, durante el tiempo que he estado ausente he echado de menos la caricia de los adjetivos, la rudeza de algunos nombres, el cariño de ciertas personas, no puedo decir que he vuelto para quedarme, puesto que pasara algún tiempo antes de que pueda circular libremente como antes por los blogs. Pero gracias a un amigo he descubierto, que si no puedo nutrirme de las palabras de los demás, al menos si puedo desprenderme de las mías, puedo aligerar el peso de mis pensamientos, un tirón de orejas no viene nunca mal, y siempre estaré agradecida a quien me hace pensar.


Sin escribir me siento vacía, así que poco a poco iré poniendo aquí mis relatos como antes, y poco a poco espero disfrutar de la magia que emiten vuestros blogs, seguramente con menos frecuencia que antaño pero ahora se que no depende de mí que todo vuelva a ser como antes, si no de factores externos sobre los que no puedo actuar




jueves, 18 de junio de 2009

Cuando querer no es poder

Me encuentro en una encrucijada del camino que me tiene alejada de este blog y de los amigos que suelo seguir. Mi espiritu optimista a pesar de los golpes intuia que pronto podria regresar y que quizas no merecia la pena ni dejar cuatro maltrechas líneas porque pasaria bastante desapercibida mi ausencia...
Pero hoy hurtandole tiempo a los numeros me he sumergido de nuevo en mi oscuro mundo para darme cuenta de que hace casi un mes que no actualizo y dos semanas que no paso por los espacios amigos. Lo peor de todo es que no tengo claro cuando voy a poder disponer de tiempo, con la cabeza despejada para llevar adelante este blog y poder cumplir con mis visitas. Los proyectos me bullen en la cabecita, pero al final como en el libro de Momo de Michael Ende se me esfuma el tiempo, el mio no se lo llevan los hombres grises, porque a mi no me sobra si no que me falta, igual una solucion es robarselo a ellos, dicen que quien roba a un ladron tiene cien años de perdon.... o no era así.
En fin que hecho mucho de menos vuestras letras, vuestras rimas, vuestros pensamientos, vuestras composiciones, pero se impone un descanso que bien puede durar una semana mas, como más tiempo, el calor impulsa el uso y disfrute del aire libre, me he comprometido a realizar unas correciones en unos textos, y eso junto con mi trabajo y las pocas horas de las que dispongo internet, me han colapsado, a ello debo añadir que no estoy en un momento animico boyante, y al final un coctel molotov que termina alejandome de mi mundo de letras y colores...
Espero volver pronto pero el tiempo dira si me da tregua o sigue abrazandome con lujuria sin quererme compartir con otros.... Solo me resta deciros hasta pronto en cuanto pueda me paso por vuestras casas

lunes, 25 de mayo de 2009

De frio hielo y ardiente fuego



Hacer convivir el hielo y el fuego es tarea ardua y complicada, pero cuando ambos elementos se ven abocados a compartir un mismo cuerpo y una misma alma parecen imposibles de reconciliar.... Hace años que sin saber muy bien porque un ardiente volcan y un glaciar pugnan por hacerse con el control de un alma que muchas veces vaga a la deriva. Luchando por comprender una dualidad tan extrema comenzó un baile de neurones enfiebrecidas que se daban de cabezazos contra las resistencias creadas por ambos elementos. Me sentia como el boton de una delicada flor que se abre en medio de la nieve, y lucha por mantener su frescura y que sus petalos luzcan lozanos y con todo su esplendor.
Con el discurrir del tiempo, descubri que el glaciar me protegia contra los sinsabores de la vida y era gobernado por el raciocinio, se activaba cuando percibia que algo iba a impactar con tal fuerza en mi alma que seguramente me sumiria en un valle de lagrimas o me aislaria en el desierto arido de la soledad. Un medio de defensa que impedia la construccion de altas murallas a las que era muy dada años antes, y que costaban muy poco de elevar y muchos sudores y lagrimas de derribar y que al final terminaban por anularme ,ya que ella la gran Soledad tenia el mando de mi cuadriga y gobernaba mi vida a su antojo, con mucha rebeldia y poco corazon.

El volcan casi siempre activo, era mi dulzura, mi apasionamiento, esa pequeña porcion de locura que todos necesitamos para vivir, un cumulo de sentimientos amalgamados que gobernaba con mas tino que desatino el corazon. Era la apertura a la vida, al disfrute de los colores y al goce de las pequeñas cosas que nos mantienen vivos y alegres. Cuando el volcan cogia las riendas los colores fuertes gobernaban frente a los que los iconoclastas denominan frios... los rojos y naranjas se hacian dueños de la paleta. Pero la transparencia de mi de mi forma de ser me exponia a los depredadores mas voraces... capaces de terminar con la musica y los fuegos artificiales que imperaban en mi existencia
Conciliar ambas partes de esa personalidad tan compleja como seductora es un reto que todavia hoy estoy intentando superar... unir ambos elementos sin que se aniquilen el uno al otro, Puede el fuego arder en medio de un glaciar? mi ardua tarea conseguirlo, porque ambas partes de mi yo son esenciales para mantener el equilibrio de mi alma, la mente , o el raciocinio y el corazon o los sentimientos. Y en medio de ambos una chiquitita pero luchadora mujer que intenta conseguir lo imposible, que en medio de un volcan pueda pervivir el hielo, y en medio de un glaciar pueda brillar el fuego.

Una batalla la de la mente y el corazon tan vieja como la biblioteca de Alejandria, tan manida como lo puede ser la lucha del bien y el mal, y un alma que unas veces guiada por el gelido viento y otras para la lava abrasadora se debate entre el frio y el calor....

miércoles, 20 de mayo de 2009

Caminando entre brumas


Por más que eche la vista atrás no consigo entrever el instante en que comenzo ese borrado paulatino de tus recuerdos. Hasta ese momento hacias gala de una memoria envidiable y lo considerabas tu mayor logro, te vanagloriabas de ella, y era el mejor legado que nos podías proporcionar. Nunca te consideraste inteligente, eras un hombre de campo, en tu infancia y posteriormente en tu juventud escaseaba la comida y tuviste que dejar la escuela para ayudar al sostenimiento de una familia en la que eras el único varon junto a tu padre. Siempre te sentiste orgulloso de haber servido a su muerte de alivio a tu madre y por eso a pesar de tener novia desde hacia tiempo, postergaste tu matrimonio hasta que tus hermanas estuvieron casadas y tu madre sin cargas.
Apacible como pocos, veias pasar la vida por tu lado sin apenas incidir en ella, no eras un luchador mas bien te conformabas con lo que ella te quisiera dar, sin exigir nada. Una vida de duro trabajo labrando la tierra, esa tierra de la que te enamoraste y era la niña de tus ojos, que trabajabas con ahinco para sacarle los máximos frutos con que alimentar a la familia que formaste. Te levantabas antes que el sol intentando ganarle una carrera, de la que solo tu y el conociais las reglas, cuando el cielo se teñía de naranjas y rojos intensos regresabas a casa con una sonrisa enigmatica en tus labios que pocos sabían comprender.

Pero un día ese mecanismo de relojeria alojado en tu mente empezó a fallar, primero fueron cosas sin importancia, casi imperceptibles, creo que no nos dimos cuenta de que algo empezaba a fallar hasta que no supiste volver a casa. Te desorientaste en calles que llevabas años pisando, que día a día pateabas para las cosas mas elementales, como ir a comprar el pan, o recoger a tu nieto del colegio. Se encendieron todas las alarmas, la joya de la corona empezaba a perder el brillo del que tanto te habías vanagloriado.

El diagnostico nos confirmó que habías entrado en la espiral del olvido, en ese camino de no retorno en el que los recuerdos caminan primero entre brumas, para desaparecer en el camino tortuoso del olvido, para no volver más. Comenzó en ese momento una lucha contra la devastadora enfermedad que nos llevo a escolarizarte de nuevo como tu decias orgulloso, vuelvo al colegio para aprender, solo que en esa escuela no había niños, solo personas que como tu iban deshojando su sempieterna flor del olvido.

Tus esmeraldas adquirieron un brillo especial y parecia que le ibamos ganando la batalla a ese señor adusto con nombre alemán dispuesto a despojarte de la vida y convertirte en algo tan inerte como piedra en un camino.... pero llego un momento en que no pudimos refrenar más el avance, se libraba otra batalla que no pudimos vencer y tus ojos fueron perdiendo fulgor, se fueron tornando grises, en tu rostro reinaba una sonrisa infantil que nos regalabas cuando no eras capaz de comprender lo que te deciamos.... Constatar dia a dia el curso de la enfermedad diezmaba nuestras fuerzas, nada podiamos contra el avance inexorable del vacio, de la nada, de esas lagunas que se creaban en tu mente, impidiendote reconocer a tus hijos, o algo tan hermoso para ti como tus nietos.

Hoy nada queda de ese hombre afable y cariñoso, las rabietas por no conseguir lo que deseas en cada momento te han convertido en un niño malcriado, es dificil contener tu enfado cuando se te niegan cosas que de tener tu mente intacta jamas pedirias o harias. Te miramos con un cariño infinito, tu pides nuestra atencion y nuestro cariño, y tienes a tus hijos volcados en tu cuidado, te tratan como a un niño pequeño, acariciandote, hablandote suavemente, buscando tranquilizarte en los pocos momentos de luz que todavia conserva tu mente, cada día mas escasos.

Se va apagando lentamente y con suavidad la persona que fuiste, ejemplar, trabajador, hoy en esa cama del hospital sigues luchando contra dos enfermedades, una te devora la mente, la otra el cuerpo, y sin embargo nos regalas una sonrisa cuando nos ves, unos días ausente, agradeces que te visitemos pero no nos reconoces, otros dias sincera tu mente te permite descubrir en nuestros rostros a tus seres queridos. El tiempo pasa inexorablemente para todos, pero es una crueldad privar a una persona de su bien mas preciado, de aquel en el que puede refugiarse cuando la vida le es adversa, sus recuerdos.

Este es mi homenaje a un hombre sencillo, de campo, feliz entre naranjos, un hombre al que el trabajo no le arredraba, cariñoso, y alegre, y a ese otro en el que se ha convertido, un niño grande al que cuidar y mimar a diario. Un recuerdo sentido a mi suegro.

lunes, 11 de mayo de 2009

La espiral del silencio





Inmersa de nuevo en la caotica senda de un dolor persistente, que no deja funcionar al raciocinio, que envuelve cada minuto, cada segundo de vigilia del dia, ansiaba con todas mis fuerzas un poco de tranquilidad, un respiro. La crudeza con la que dia a dia enfrentamos la larga agonia de mi suegro pensaba que iba destinada a paliar el dolor de su perdida, a preparar a la mente y al cuerpo sobre lo que se nos avecinaba. Pero me equivoque, no hay tregua, no hay calma, solo un garrotazo tras otro, solo una herida encima de otra, provocando un dolor insoportable.

Siento el peso del mundo sobre mis hombros, y mis brazos ya no tienen fuerzas para sujetarlo durante más tiempo, lucho dia a dia por ver luz, donde se han instalado las sombras de forma persistente, pero el rayito es tan tenue que pierdo de vista su fulgor por momentos. Otra perdida se apunta en el calendario, una vida joven sesgada por la imprudencia de otro conductor, cuando mi marido, tu mejor amigo se refugio en mis brazos llorando, imagine que el corazon de mi suegro habia dejado de latir.


Lo deje llorar amargamente, empapo con sus lagrimas mi camisa y mi pelo, y espere a que las palabras manaran de su boca, pero su voz se había quebrado, las palabras no querían salir, lo abrace con todas mis fuerzas hasta que un grito de dolor salio de mi garganta acompañando las ultimas palabras de mi marido. Que injusta puede llegar a ser la vida, que extraño pueden ser los designios que nos tiene deparados la providencia. En esos momentos me senti extraña, si amigo mio extraña, tu sabes muy bien porque, aun asi necesito plasmarlo en estas lineas para que la ansiedad no me ahogue, para poder comprenderte aunque sea ahora que ya no estas.


Despues de que las lagrimas arrasaran mis ojos y eso era una novedad, porque llevaba años sin llorar, ahogandome la pena por no ser capaz de exteriorizarla, me sumi en el silencio, en ese silencio que acompaña la soledad, mi cuerpo estaba en el salon de casa, mi mente vagaba por recuerdos y situaciones que vivimos, por un momento y perdona mi egoismo me senti liberada de tu acoso, quizas sea demasiado llamarlo asi, pero me sentia vigilada por ti, aprovechabas cualquier descuido mio, para abrazarme, para robarme un beso, para colar tu mirada entre mi escote... llego a ser muy dificil compartir una jornada festiva contigo. Mi marido decia que yo no sabia entenderte, que no lo hacias a proposito, solo que yo te gustaba como mujer y era la mujer de su mejor amigo de ahi la confianza. Pero yo veia que mi marido no le hacia esas cosas a su mujer, que la respetaba y la queria con locura... pero no le tiraba los tejos.


Despues senti nauseas de mis pensamientos, como podia pensar en ello cuando tu cuerpo destrozado estaba en un frigorifico, cuando nunca mas volveria a oir tu risa, y esa frasecita que te gustaba tanto decir, pero que buena estas hija mia, que buena... te extrañe en ese mismo momento y olvide todas nuestras diferencias, supongo que nunca supe comprenderte y supongo que si me sentaba tan mal es porque me hacias sentir un objeto... y ahora se que no lo hacias a proposito, tu simplemente eras asi.


Ayer fue uno de los dias mas duros de mi vida, ver el dolor que desgarraba a mi marido, a tu viuda y a tus hijos, sentir el abrazo de esa mujer que tanto te queria y su susurro de que no te tuviera nada en cuenta porque tu me querias muchisimo, las lagrimas brotaron cual manantial compartiendo ese abrazo, en el que nos pasamos tantas fuerzas como pudimos, dos largas jornadas esperando la sepultura de un hombre alegre, jovial, disparatado, dotado de un gran corazon... Una pesadilla en forma de accidente de circulacion.
Hoy con mas serenidad me doy cuenta de que me estoy abandonando de nuevo al silencio, a esa soledad que envuelve con sus velos, la mirada se ha introvertido de nuevo, no se expresar mi dolor de forma externa, lo interiorizo y voy creando lo que he convenido en llamar la espiral del silencio, que me arrastra irremisiblemente y con fuerza hacia ese interior centrifugo, despojandome de todo cuanto tenía... ya he vivido otras veces en el interior de esa espiral y me asusta notarla de nuevo ansiosa por tragarme, por envolver mis sentidos, pero carezco de fuerzas para luchar, y al mismo tiempo no deseo abandonarme.

Estas lineas las he escrito con el proposito de retardar esa fuerza que me llama irremisiblemente que a pesar de tener las puertas cerradas llama insistentemente, la apatia me gana el terreno, golpe tras golpe la vida enseña a vivir, pero nada ni nadie te prepara para tanto dolor, poco a poco espero que el arco iris ilumine de nuevo mi cielo que se lleve esos velos que nublan mis sentidos... que la luz inunde de nuevo mis dias y las cicatrices del alma aunque palpables se cierren... Ahora toca aprender a vivir sin tus risas, sin tus chirigotas, sin todo lo que te caracterizaba... donde estes un beso amigo mio.

jueves, 30 de abril de 2009

Las cloacas de internet ( III y ultima parte)




Sandra por momentos parecía perder el Norte, cada vez que Andrea le contaba alguna cosa venía corriendo a comprobar si podía o no fiarse de lo que le decía, hacía tanto tiempo que no hablaba con Dani que todo le parecia extraño... unos dias le hablaba de planes de boda, otros de que la historia le estaba resultando ya cansada, otros la perseguía por los chats preguntandole por Dani porque hacia días que no hablaba con el... realmente la asturiana se sentía tan perdida que yo era su boya en altamar. Al final le aconseje que simplemente le siguiera la corriente... que no se creyera nada y sobre todo que no le diera coba, si no andaba mas que perdida.

Mi sorpresa llego una mañana cuando de nuevo un zumbido insistente se coló en mi ordenador, la lucecita naranja parpadeaba insistentemente y su nombre adornaba aquella ventana, pense que se habría equivocado, pero al abrir la ventana vi que no, que conscientemente ella habia intentado establecer comunicacion, pense que no perdía nada con contestarle y asi podía ser de más ayuda para Sandra, que pasaba por un mal momento familiar.

Andrea ese día me heló la sangre, y me hizo desconfiar para siempre de ellos, de golpe y porrazo me confiesa que todo lo que hasta aquel momento habiamos hablado era mentira, que ella no conocía a Dani, que jamas se habían visto, que el le daba miles de excusas cada vez que quedaban, que durante este tiempo nos había tenido engañadas porque le convenia para desenmascararlo, que había descubierto que todos los amigos de él con los que hablaba por msn eran una misma persona, Dani, que había podido hablar por lo menos con una persona que como ella había sido victima de sus mentiras....

Por un momento pense que a pesar de lo temprano que era, Andrea había bebido en exceso y no sabía lo que decía, le comente que tenía trabajo y que hablariamos en otro momento. Al padre de Sandra le diagnosticaron por aquel entonces un cancer de pulmon, que la tenía bastante apartada del msn, y eso le dejaba a Andrea la vía libre para torturarme con sus descabelladas teorías, me contaba que ya no se sentia enamorada desde hacía mucho tiempo, pero que le seguía el juego por miedo a su reacción. No entendía nada hasta que me comento que en el tiempo en que estuvo hablando con su hija ella le conto a que colegio iba, y que temía que le hiciera algo a la niña...

Durante dias le di vueltas a una situacion que cada vez se me escapaba mas de las manos, cada día me contaba una batallita que desdecía a muchas otras contadas en el pasado, mi demasiado buena memoria me estaba poniendo en guardia y me gritaba que me bajara del tranvia antes de que fuera demasiado tarde. Un día a pesar de que estaba no disponible, me escribio un texto larguisimo en la ventana, en el que me decia que tenía un hipotesis, Dani era un viejo verde y no se mostraba porque si no se le acababa la historia, estuve tentada de no contestarle, pero me envio la prueba irrefutable de que no mentia una grabacion de voz de un mensaje que Dani habia dejado en su movil.

Aquello empezo a colmar mi paciencia, puesto que era la voz de una persona joven, y no de una persona mayor y jubilada que ella pretendía hacerme creer. Por aquellos días Irina que andaba algo perdida me llamo por telefono para explicarme el porque de su ausencia, de paso le comente ligeramente la situacion y me rogo que saltara del puente o me iba a estallar. A pesar de las advertencias de la catalana decidi continuar un poco más. Todas las personas a las que Andrea bombardeaba con la historira nos comentabamos sus extravagancias y constatabamos una mentira detras de otra.

Una mañana tras la puesta en común, cuando una de mis amigas me confeso que hacía una semana que había hablado con Daniel y le había comentado que tenian planes de boda, perdi la poca paciencia que me quedaba y salte de avion sin paracaidas. Los elimine a los dos de mi msn, les di la oportunidad de ponerse en contacto conmigo por correo, pero no quería mas mentiras, estaba saturada de ellas y ya no me fiaba ni de mi propia sombra, todo me parecía sospechoso, me cuestionaba cualquier conversacion, con cualquier contacto... no era lógico el estado de ansiedad que se estaba apoderando de mi.

Andrea estalló en colera cuando se dio cuenta de que la había eliminado, y de que la mayoria de las chicas no respondian a sus llamadas telefonicas, ni contestaban al msn... empezó a poner frases ambiguas sin nombrarme hasta que se dio cuenta de que no servían de nada porque yo no podía leerlas. Lo que ella no sabía es que a mi me las dejaban todas escritas, porque si de algo me rodeo es de buenas personas. Hoy Andrea sigue jugando con sus mentiras, se ha sacado de la chistera dos nuevos novios ciberneticos, ella es divina de la muerte y los tiene a todos rendidos a sus pies. Da la casualidad de que todos sus amantes virtuales son de Madrid y alrededores, con todos puede quedar.

Y yo me pregunto, una persona que afirma haber sufrido tanto dentro de una relacion virtual de la que no sabe ni como deshacerse... comete dos veces el mismo error? queda con otra persona y la lleva a su casa a comer a los pocos días de conocerse?. A mi sinceramente con una historia como la que ella me quiso hacer creer se me quitarian las ganas de tontear con nadie que no tuviera la posibilidad de ver a diario. No cometeria dos veces el mismo error. Una vez más se hace realidad la máxima de que con una mentira se llega muy lejos, pero sin camino de vuelta.

Felizmente me baje del tranvia, poco a poco se van bajando mis amigas, y ella se va quedando sola y aislada, aun no he podido comprender como si Dani era un viejo verde, le mando a una amiga la fotografia de un grupo en el que estaba el. Sin decirme la chica en cuestion quien era el, lo adivine. Ella extrañada me dijo que como había sido capaz de reconocerlo, y le dije que por la foto del msn, probablemente estaba mas en la decada de los 40 que en la de los 30, pero eran los mismos rasgos.... Cada uno que saque sus conclusiones, a mi ya me da pereza hasta pensar, por fin aunque me siguen llegando algunas esquirlas perdidas, para mi la historia ha tocado a su fin






Safe Creative #0904303168255

viernes, 24 de abril de 2009

Velos de tristeza

He estado muchos dias apartada del blog, primero por exceso de trabajo, luego por exceso de fiesta, aunque parece ser que eso nunca lo vemos excesivo, cuando parecia que las musas me eran propicias y el tiempo empezaba a bendecirme con su presencia y finalmente podria terminar el relato que tengo entre manos, un duro golpe me sume en la más profundas de las tristezas, incapaz de encadenar dos letras seguidas, sin que las lagrimas anegaran mis ojos, y la frases se diluyeran cual nieve que lame el sol... Durante estos días en los que he sido incapaz de escribir, una composicion me martilleaba la cabeza, no queria compartirla porque va repleta de tristeza, pero sólo así quizás sea capaz de descansar mi mente, disipar los nubarrones que me envuelven y no me dejan ver la luz del sol, a pesar de que brilla con fuerza estos dias en el levante. Supongo que que hoy se cumpla el segundo aniversario del obito de mi madrina tampoco ayuda a que fluya la sonrisa en el rostro, y suene la risa cristalina... paso a paso y con paciencia espero lograrlo.







Cuan despacito se va llegando

envuelta en velos oscuros

negros como como el carbon

con lagrimas prendidas en el rostro

cual matutino y escarchado rocio.


Cuan calladita se va acercando

se aposta a la vera presto

alimentandose del silencio

de ilusiones que se lleva el viento.


Cuan valerosamente asesta el hachazo

quebrando el frio aliento,

provocando el llanto,

robando la labrada ilusion.


Cuan tristemente se acepta el obito

se afianza el desconsuelo

se diluyen los miles de proyectos

cual castillo de naipes derruido.


Cuan fatigosamente avanza el tiempo

sin destruir el glorioso recuerdo,

sin proporcionar el menor consuelo,

sólo un frio e incomodo silencio.


Cuan trabajosamente el animo

construye nuevos caminos

con que restañar el daño sufrido

con que armar nuevos castillos.
Radamanth

lunes, 30 de marzo de 2009

Las cloacas de internet (II Parte)



El tener tantas mujeres a su alcance no parecía satisfacer su inmenso ego, puesto que tenía que privarse de las realmente le interesaban, las inteligentes posiblemente descubrirían su juego. Le atraía en exceso esa valenciana de corazón noble, pero le abrumaba su capacidad de deducción, su abstracción al leer entre líneas, esa dulzura que se adivinaba en sus mails, en cada comentario que hacia a los miles de pps que a diario recibía. Andrea empezó a confiar en ella y por ello las conversaciones a tres bandas empezaron a ser muy frecuentes, hasta que la madrileña se dio cuenta de que su marido virtual se estaba quedando prendado de su amiga, y es que tenía que reconocerlo, le daba cien vueltas, y podía hablar de literatura al mismo nivel que él, era capaz de escuchar sin impacientarse y eso lo acercaba a ella en exceso.

De esa forma me ví metida en una historia que no iba conmigo y que iba a terminar trayéndome un sinfín de sinsabores. Un sábado por la mañana Andrea había quedado para comer con Dani, yo me encontraba terminando un escrito en mi ordenador cuando, ella abrió mi ventana y empezó a zumbearme a sabiendas de cómo odio ese sonido estridente. Deje mi relato a mitad y me dispuse a contestarle, pero ella escribía compulsivamente, tenia que releer cada frase dos y tres veces porque no entendía su significado. Al final pude sacar en claro que Dani no había pasado a recogerla, que ese fin de semana a la niña no le tocaba ir con su padre, pero ante la insistencia del chatero de pasar juntos el fin de semana, lo había llamado para que se hiciera cargo de Carolina, y ahora llevaba más de dos horas de retraso y no lo localizaba en ningún sitio, ya había hablado con Irina por teléfono y yo era su siguiente y paciente victima.

Y de esa forma se gestó uno de los sábados mas angustiosos de mi vida, con ella colgada al msn, y zumbeando con insistencia a cada diez minutos y telefoneando cada hora. Tenía ganas de estrujar la garganta de Dani, porque mi sábado se estaba convirtiendo en una pesadilla y a saber en que juegos andaría metido él. Hacía tiempo que recelaba de esa perfección tan absoluta que desplegaba. A las nueve de la noche, Andrea me envió un mail para decirme que al final lo había localizado, que había tenido que cambiar los planes y le había escrito un mail que no sabía porque no había recibido. Pero ello lejos de tranquilizarla la puso más nerviosa todavía, al ver reproducidos en su amante virtual los mismo defectos de los que hacia gala su ex marido, Le invadió una sensación de desesperanza, pasaría el domingo también sola porque su orgullo le impedía telefonear a su todavía marido para recoger antes a Carolina.

Recibí la última llamada a las tres de la madrugada, y le supliqué que no llamara de nuevo porque iba a impacientar a mi marido, que esas no eran horas de llamar a las casas, y que intentara dormir que seguramente cuando el sol le acariciara el rostro vería las cosas de otra forma. Al fin logre dormir un rato, dándole vueltas a los cabos sueltos que tenía esa historia, que en aquellos momentos me parecían numerosos y graves. Intente hablar con ella al día siguiente y me encontré con su hermetismo cuando quise avisarle de los juegos de Dani, con una risita sarcástica me acusó de haberme enamorado de su chico y de no soportar que ella fuera la elegida, no podía entender nada, que había cambiado en aquellas horas, para que le hubiera dado un vuelco tan grande a los acontecimientos.

Había cerrado filas con Irina quien también estaba soportando como podía el mal humor del que Andrea hacía gala cada vez con más frecuencia, de nuestras conversaciones cada vez mas intimistas pudimos esclarecer que la mentira formaba parte de esta historia por ambas partes, que no solo Dani escondía muchisimas cosas, si no que Andrea nos contaba una versión distinta a cada una. Aquello supuso un duro golpe para mi, quizás porque en mis relaciones humanas solo exijo sinceridad, porque si una verdad es capaz de herir, una mentira es capaz de matar. Aún no se porque continué viviendo esta gran farsa sin destapar a ninguno de los protagonistas, a la espera de que alguno de los dos cometiera un fallo, pero pasaban los meses y los fallos no se producían, aunque por suerte él se percato del peligro que suponía para su coartada y se apartó de mi.

Andrea al no tener competencia se había relajado un poco, nos contaba con entusiasmo las atenciones que le prodigaba, lo cariñoso que era cuando pasaban juntos los fines de semana, lo caballeroso que era con su hija, siempre intentado incluirla en sus escapadas porque para el era importante que la niña se habituara a su presencia. Planeó un viaje a Barcelona para conocer a Irina, pero la relación de esta con Dani se había deteriorado tanto en los últimos meses que la catalana le ofreció su domicilio únicamente si el no la acompañaba, aquello la entristeció profundamente. Al final fue el quien no pudo viajar y allanó la senda entre las dos amigas.

El teléfono me despertó del aletargamiento en el que me había sumido después de una copiosa comida, dormían la siesta y yo disfrutaba de un buen libro sentada en el sofá, la voz de Irina me sobresaltó, lloraba y se ahogaba cuando intentaba hablar, intenté tranquilizarla, y cuando al fin pudo expresarse la sangre se me heló en las venas. Tal y como habíamos comentado los últimos meses algo cojeaba en esa mujer, como a la catalana le gustaba decir, le habían vendido una moto que no existía, y se había quedado sin el vehiculo y con una gran deuda. El paso de Andrea por Barcelona supuso el final de la amistad entre aquellas dos mujeres. Demasiadas mentiras puestas al descubierto de la forma más burda, y menos elegante posible.

Irina empezó a sospechar que esas mentiras iban mucho mas allá y que bajarse del tranvía en ese momento del trayecto posiblemente fuera lo más acertado, teniendo en cuenta su precaria salud, necesitaba tranquilidad y ninguno de sus amigos se la ofrecía. Hablo conmigo para comunicarme que iba a eliminar a casi todos del messenger y que agradecería que no diera información sobre ella, ni que le comentara nada de la parejita de tórtolos. Pero que sobre todo me andara con cuidado porque seguro que ahora intentarían encontrar otra cabeza de turco a la que martirizar.

No se equivocó en casi nada, ambos desplegaron un encanto desconocido, unas atenciones que me resultaron sospechosas, su intención averiguar cuanto sabía sobre Irina y de la visita que Andrea había hecho a Barcelona, me mantuve firme a mi promesa y me hice la tonta, acabe descubriendo que se me da mejor de lo que pensaba. Una mañana Dani me abrió una ventana, sus palabras fueron escuetas, lástima que no nos hayamos conocido en otro contexto, pero eres demasiado lista. La de vueltas que le habré dado a la frasecita , que preconizó un silencio que aún hoy dura. Antes de cerrar la única via de comunicación que le unía a mí sentenció, NO TODO ES ORO LO QUE RELUCE EN ANDREA, NO ME DEMONICES SOLO A MI. Aquello me dio mucho que pensar e intente apartarme de los dos, ahora que Irina me había dejado sola en el tranvía me pesaba en exceso la responsabilidad.

Con el paso de los meses y a pesar de que Andrea no se prodigaba seguí descubriendo mentiras, embrollos y sobre todo el precario estado mental en el que la madrileña parecía incurrir, perseguía por el chat a las amigas de las que se había separado por propia voluntad, les exigía ser escuchada cuando la historia carecía de pies y cabeza, y de nuevo y contra mi criterio me vi abocada a subirme de nuevo al tranvía que había abandonado para salvaguardar mi integridad física y mental, pero Sandra me necesitaba o se iba a volver loca con tanta persecución, me suplicaba que le aconsejara yo que sabía la historia de primera mano. Creí morir en el instante en que me suplicó que no la dejara sola ante aquella mujer que había perdido el norte. Muy a mi pesar le tuve que confesar que Andrea bebía y que vivía en un mundo inventado, que Dani quizás solo huía ahora de un engendro, porque a Andrea la situación se le había escapado de las manos, pero ni yo creía esa afirmación. Sabía que ella hacia años que se había dado a la bebida y que últimamente empinaba la botella mas de lo habitual, que había asustado a más de un contacto al ponerles la cámara en estado ebrio y haber caído de bruces, a pesar de haberme bajado del tranvía me seguían llegando noticias y no eran nada tranquilizadoras. Pero decidí apoyar Sandra en estos momentos que para ella estaban siendo muy duros.





Safe Creative #0903302887778


lunes, 23 de marzo de 2009

Las cloacas de internet ( I Parte)




Sumida en la oscuridad, miraba el reloj, ese que le mantenía fielmente encadenada a ese demonio que un dia encontró disfrazado de principe, no quería enfurecerlo, y por eso se había convertido en esclava del tiempo, siempre pendiente para que no sonara el móvil y le soltara un monton de improperios, que le desgarraban el alma y le hacían temblar todo el cuerpo cual hoja de papel en medio de un vendaval de viento.

Su vida empezó a dar bandazos hacía como dos años atras, su matrimonio de dieciseis años se había sumido en la rutina, ya a duras penas hablaban, y ella se había refugiado en internet, de algun sitio tenía que sacar el cariño que en casa le negaban. Se seguía poniendo wapa para el, única y exclusivamente para cuando llegara a casa, pero el parecía no darse cuenta, hacía tiempo que las palabras bonitas y románticas habían sido sustituidas por la mayor de las indiferencias, y le constaba que seguía amandola, pero no veía necesario exteriorizarlo y poco a poco fue matando esa pasión que ella todavía conservaba hacia él.
Cuanto mas distante se mantenia su marido, más horas pasaba ella delante del ordenador, empezó entrando a chats, allí se conocía a la más variopinta fauna, unos iban de legales, y otros de mentirosos compulsivos, todos maestros en regalarte los oidos con aquello que necesitas oir, su caracter desenfadado le había proporcionado un grupito de chateros fijos que se mantenían incondicionales a ella, casi todas mujeres, que buscaban risas y evadirse un poco de sus miserias diarias, poco más o menos lo que ella pretendia esconder, diciendo cuan maravilloso era su marido y cuan perfecta la relacion que mantenian.
Todavía no podía vislumbrar a quien pretendía convencer si a sus amigas ciberneticas o a ella misma, poco a poco su vida se centro única y exclusivamente en su mundo virtual, comenzó a desatender el cuidado de su hija de diez años y a su marido que llegado a ese punto se dio cuenta de la importancia de mantener el amor a diario, e intento la reconquista del territorio perdido, por esos días vio su mentira convertida en una de las realidades más hermosas, parecía que habían vuelto de nuevo al noviazgo, a esa permanente luna de miel que constituyeron los dos primeros años de su matrimonio. Pero no era así totalmente porque tenia adicción a la red, a ese espacio en el que podia vivir la realidad que a ella le apeteciera, donde se había creado un mundo paralelo solo para ella, y que compartía con sus amigas de chat.

Ese micromundo se le empezo a quedar pequeño, y lo compensaba entrando cada vez más temprano, cuando sabía que sus amigas no estaban todavia, a veces cambiaba de nik, para que si alguna se adelantaba no se diera cuenta de sus flirteos, y asi conocio a Dany, estaba intentando ligar con una chatera que lo ignoraba, ella no se pudo resistir y le envio un privado aconsejandole tecnicas de ligue... aparentemente el chaval andaba algo perdido o eso creia ella. Ante tanto despliegue de atenciones el chico cambio de estrategía y dejo de importarle la muchacha indiferente y centro todo su abanico en ella, era una víctima mucho más asequible.
Si hubiera estado atenta y con los cinco sentidos puestos, su maniobra no le habría pasado desapercibida, pero se sentía falta de cariño, necesitaba que le recordaran lo bella que seguía siendo, que era una mujer apetecible a sus casi cuarenta años, que todavía podía gustar a un hombre. Su marido cada día estaba más irascible, le prohibía que se conectara a internet, le quitaba los cables, le demandaba toda su atención a cambio de un poco de sexo una vez a la semana y una conversación banal que no le llenaba. Que estaba haciendo con su vida, quería pasarse lo que le quedara al lado de una persona por la que ya no sentía nada, que ya no la hacía vibrar cuando hacían el amor, sentía repulsion cada vez que se abandonaba, cada vez que el la penetraba, como no podía someterla en la vida diaria, la trataba como una fulana, la vejaba y las relaciones intimas se fueron convirtiendo en un hastío para ella, en un mal trago que afrontaba bebiendo.
Y en ese ambiente rutinario y funesto y llegó Dani, y le ofreció una conversación inteligente sobre infinidad de temas, compartían una pasion común la lectura, aunque si era sincera, lo suyo no era pasión si no mas bien evasión, la lectura le permitia vivir vidas que no podía ni haber imaginado y de esa manera huía de la que le había tocado vivir a ella. Para Dani si era una autentica pasión y era un verdadero entendido, pero en cualquiera de los temas que tocaran, era unos cuatro años más joven que ella, y se pasaban horas hablando por el privado del chat hasta que intercambiaron los messenger. Maquiaveleando, consiguió que todo su grupito se intercambiara la direccion de correo electronico, le gustaba ser protagonista absoluta y era momento de cambiar de aires.

Poco a poco se hicieron las presentaciones y se dio cuenta de que tenía rivales, amigas mucho más inteligentes que ella, que sabian mucho más de cualquier tema que Dani tocara, y vió peligrar su exclusividad en el corazon del chatero. Comenzo a urdir un plan para conseguir un poco mas de intimidad, y alejarlo de todas aquellas que pudieran suponer una rivalidad, sin que el se diera cuenta. Dani estaba encantado y ella como loca de tenerlo solo para ella, mientras su vida diaria hacia aguas por todos los lados, su vida virtual iba viento en popa, se habia agenciado un marido, una cuñada, una hija y una buena corte de amigas que le hacían la vida más comoda y placentera.

Estaba comprando la amistad de las personas que tenía en su entorno virtual sobre una base muy poco sólida, la mentira. Dani se deshacia en atenciones, le dedicaba practicamente todo su tiempo, saludaba de pasada a sus otras amigas virtuales, aunque hubiera querido cruzar alguna conversacion sobre literatura con alguna de ellas, y con otras sobre pintura, pero Andrea se sentía celosa y no quería que sufriera, bastante tenía con un marido indiferente que la sometia sexualmente. El a cambio le regalaba palabras de cariño, conversaciones amenas y poco a poco iba consiguiendo someterla a su voluntad, pero sin que ella se diera cuenta, si su marido supiera algo de sicología femenina la tendría rendida a sus pies, como el la tenía.


Andrea se sentía fascinada ante aquel joven que la adoraba, que disfrutaba con su compañía y empezó a cometer más errores, como desnudarse delante de la webcam para que el admirara su cuerpo, poner fotografías suyas ligera de ropa, decirle cuanto lo amaba cuando el ningún momento había hablado de amor. Le dio tantas pistas que ahora el ya sabía que era lo que ella necesitaba, la tendría rendida a sus pies como una muñequita desválida. Poco a poco se fue metiendo tanto en su vida y en la de su hija que ella vio a su marido como un estorbo, y decidió separarse. Dar por concluida una vida matrimonial que ya la asqueba en exceso, y comenzar su vida al lado de alguien cuatro años más joven que ella, guapo, culto, con buena posicion. Se imaginaba su vida en su chalet, viviendo comodamente, sin reparar en gastos, sin pensar que su hija tendría que cambiar de colegio y de amistades, por primera vez solo pensaba en ella y solo queria pensar en su felicidad.
Le dijo a su marido que se fuera de casa , que en breve le presentaria los papeles del divorcio. Dani se frotaba las manos de satisfacción, estaba siendo mucho más sencillo de lo que jamás había imaginado, tenía una mujer con la que hablar, que se había enamorado de él a través de una fotografía que ni siquera era suya, que se creía todo cuanto él le contaba, y realmente ni disfrutaba de tan buena posición social, ni vivía en un chalet, ni tenía un trabajo tan bien remunerado, ni estaba enamorado de ella, tenía a muchas como Andrea distribuidas por la red, cada una lo conocia con un nombre distinto, pero una misma realidad, no podia urdir una historia para cada uno de sus ligues cuando probablemente no se conocieran nunca. De esa forma veía mujeres desnudas a discreción, se sentía querido y amado, y salía de su misera vida, en una cochambrosa casa, trabajando solo cuando le salía algun trabajillo de baja estofa. Momento que aprovechaba para decirles a sus novias que tenía un viaje de negocios y que se conectaria en cuanto pudiera.
Había pasado tanto tiempo sin trabajo que había podido dedicarse a su autentica pasión la lectura, de ahi había sacado una exquisita educacion, y mil y una forma de reaccionar ante situaciones adversas, fueran cuales fueran ya la habían vivido antes cualesquiera de los personajes de las historias que había devorado con fruición. El dia que consiguió un ordenador que una empresa iba a retirar, se puso a manipularlo, pirateo internet, y paso tantas horas escudriñando ese medio que se había convertido en un autentico hacker, para conseguir su direccion de ip se tenían que deshacer tantos bucles que era casi imposible llegar hasta el, ni siquiera se llamaba Dani, lo único realmente cierto es que vivía en Madrid. Todo lo demás era una gran mentira estructurada de forma más que creible y altamente atractiva, a tenor de la gran cantidad de mujeres que habían sucumbido a sus encantos...





Safe Creative #0903242814124


martes, 10 de marzo de 2009

La vida en un par de segundos




Tenía la mirada perdida, los ojos desorbitados con la mirada fija en el televisor, pero hacia horas que no oía, ni veia lo que estaban emitiendo. Hacía años que se habia prohibido ver los noticiarios, desde que su vida sufrió aquel cambio tan radical, que le arrebato la adolescencia para sumirla en un mundo de sombras y desesperación del que había salido luchando contra monstruos invisibles que la acosaban en sueños y pesadillas a plena luz del día.




Cuando miraba atrás quizás lo que mas le dolía era la pérdida del candor, la dulzura y de esa sonrisa abierta que le iluminaba el rostro, y todo aquello se lo arrebató aquel individuo una tarde que volvía sola a casa. Su aspecto era tan normal, parecía buena persona, nunca imaginó que tras esa fachada bonachona, pudiera esconderse un ser tan ruin que no se estremeciera con los llantos ni los gritos de sus victimas casi todas adolescentes como ella, casi todas unas niñas felices que habían sido arrancadas de la inocencia de la infancia para lanzarlas de golpe a un mundo de adultos con más sombras que luces.




De aquello le quedaban secuelas, la mayoria síquicas pero tambien alguna física, durante todos esos años había intentado relegar ese recuerdo a un rincon de su mente, no podia olvidarlo, esas cosas no se olvidan nunca, pero si podia esconderlo bajo siete llaves para que nadie tuviera acceso a un secreto que le quemaba el alma y le había endurecido el carácter hasta lo impensable. Lejos de lo que pudieran pensar sicologos y médicos, ella había podido hacer vida normal, le había costado mucho volver a confiar en el genero masculino, años de aislamiento, de ser cortante cual filo de navaja, pero poco a poco y luchando contra sus propios fantasmas había logrado ser una persona normal, con un pasado oscuro.




Su marido era su principal apoyo, sabía lo esencial que habia sido agredida sexualmente. Todavia recordaba el día en que le tuvo que confesar entre sollozos que tendria que tener paciencia en ese terreno, que le iba a costar abrirse, que para ella no iba a ser nada fácil, que a pesar de la edad que tenía no había permitido que ningún hombre más le pusiera la mano encima, pero que iba siendo hora de superar viejos temores y de enterrar muertos vivientes. Ella siempre había sabido que aquel hombre era especial, tuvo una paciencia infinita, no forzó nada y con los años había conseguido que incluso ella disfrutara de sus encuentros sexuales y algo inimaginable que los propiciara. Despues de 20 años juntos a ella le apetecia jugar y sentirse mujer entre sus brazos.




Todo parecía sonreirle, hasta aquella tarde en que su marido no habia podido ir a comer a casa y para mitigar un poco esa soledad habia encendido la pantalla del televisor, y la primera imagen que vio fue la de él, la del monstruo que le había atormentado durante años, y que creía olvidado para siempre, era una imagen de archivo, despues salió una imagen de ahora cuando lo transportaban en coche a prision. Sintió un odio tremendo hacia él, por primera vez desde hacía años comprobo que si lo tuviera cerca sería capaz hasta de matar, pero no solo a él, si no a todos aquellos que desoyendo los informes siquiatricos iban a dejarlo en libertad.




Cuando fue consciente de lo que significaban aquellas palabras, un escalofrio recorrió su espalda, ella ya no vivía en Barcelona, se había trasladado lejos de alli, quizás huyendo de los recuerdos que la acechaban a cada paso, pero alli en su ciudad seguían habiendo niñas desprotegidas, que podian correr su misma suerte... no daba crédito a lo que escuchaba, como podían dejar en libertad a un hombre que no estaba reinsertado, que se consideraba a si mismo un enfermo, un hombre que habia confesado que si lo dejaban libre volveria a hacerlo.




Cada palabra se clavaba en ella como un dardo envenenado, quitandole las fuerzas, abocandola de nuevo al abismo, uno que creía cerrado y que se volvía a cernir sobre ella, le dió un ataque de pánico y marcó el número de su marido, no sabía muy bien que hacia. Cuando la cálida voz de su compañero la invadió irrumpió en sollozos, algo alarmó al que habia compartido su vida durante las ultimas dos décadas. Corrió a casa y la encontró encorvada sobre sus rodillas, mojada con sus propias lágrimas, con el televisor encendido y con unos cuantos años más de golpe.




La conocía lo suficiente como para no forzarla a romper su silencio, cuando estuviera preparada le contaria que habia provocado ese ataque de ansiedad. La abrazó y le susurró palabras dulces para contrarrestar el pánico que le inundaba la mirada, ella se abandonó a sus caricias y sólo fue capaz de pronunciar ha vuelto, la pesadilla vuelve a comenzar con otras protagonistas. Esas pocas palabras le revelarón que había convulsionado de tal forma su alma. Temió que ese largo camino recorrido juntos hubiera muerto en tan solo unos minutos.




Todavia se encontraba pérdida pero se abrazó a su marido buscando su cobijo, su proteccion, por momentos se sentía como aquella niña desválida momentos despues de la agresión. El veló toda la noche sus sueños sumidos en una gran agitación, con lloros, sùplicas y gritos, tan solo se atrevió a acariciarle la cabeza, tenía que sacar esos fantasmas fuera de ella, tenía que recobrar la determinacion de luchar.




El día amaneció mas tranquilo había recobrado su confianza, habia vuelto a enterrar fantasmas, se habia propuesto luchar para que no hiciera daño a nadie mas... se levantaba de nuevo cual ave fenix despues de comprobar que por más cerrojos que le pongas a algo sigue latente en algún rincon y puede salir de nuevo a la superficie abriendo heridas ya cerradas y haciendolas sangrar de nuevo .






Safe Creative #0903102723139

jueves, 5 de marzo de 2009

Soledad









Amiga y compañera algunas veces
enemiga enconada las mas
te instalaste en mi alma
a muy temprana edad

Me hiciste saborear la dulce
amargura de la hiel...
perdi tanto, que encontrarte
fue un consuelo, Soledad

Hoy mi pluma tantos años olvidada
te rinde merecida pleitesia
Todos mis pensamientos terminan
en tu dulce morada

Llenaste mi vida en momentos
de amargura y dolor
creaste una realidad paralela
amiga Soledad...

Siento que nado contra corriente
inconformista, realista
dando bandazos constantemente
en una sociedad materialista
y egoista que no piensa mas que
en si misma

Me siento perdida en altamar,
rodeada de un sinfin de amigos
que pugnan por liberarme
por arrebatarme de tus garras
y llevarme de nuevo a pleamar

Si te busco te encuentro presta a mi vera
si me escondo, te alejas
me das traicionera tregua
sabedora que tus brazos acunaran
mis desvelos, retornara
mi dolorida alma a tu triste guarida

Añoro la inocencia arrebatada
la risa facil y sincera
añoro la dulzura de mi mirada
y desearia olvidar la frialdad
ese frio en el alma
que solo calma la Soledad



Safe Creative #0903052700303



martes, 24 de febrero de 2009

El devorador vacio de la soledad






Como cada mañana, sonaron unos golpes suaves en la puerta de su dormitorio, su madre la despertaba para ir al colegio. Empezaba para ella un día más, una pesadilla que llevaba arrastrando desde el primer día que piso la escuela hacía ya algunos años, pero que ahora había minado en demasía su autoestima. Por más que lo intentaba no alcanzaba a entender la animadversión que sentían hacia ella sus compañeras, el porque la convertían en el blanco de todas sus burlas, de toda suerte de insultos, algunos de los cuales ya le daban hasta risa.



Pero algo había cambiado ese trimestre, su clase era mayoritariamente femenina, los pocos chicos se defendían como podían de aquellas harpías de lengua afilada. El maestro a fin de ilustrar el tema que estaban dando había solicitado fotos que ilustraran las fiestas de la barriada en la que estaba ubicado el colegio, para ella era fácil, sus padres se habian criado en esa zona y la abuela las tenía a montones. Fue la que más fotos aportó a la exposición, pero allí mismo empezó su viacrucis, en una de las fotos se podia ver a su madre vestida con el traje regional de Valencia, un precioso vestido de fallera, que realzaba su entonces esbelta figura.



Las chicas pillaron su punto débil y hurgaron en él a conciencia, el que la llamaran pija y le hicieran el vacio, parecía no afectarle ya, pero el que le dijeran que terminaría tan gorda como su madre con cara de asco le dolía en exceso, si ella había cogido tanto peso se debía a un problema de tiroides y no parecia no darle ninguna importancia, de ello no daba muestras de tener complejos y vestía dentro de sus posibilidades con lo que le gustaba. No recordaba que día había dejado de quererse, que día se había diluido su percepción de la realidad. No se puede decir que fuera guapa, o al menos ella no lo consideraba así, pero si era rubía y tenía unos preciosos ojos azules y estaba delgadisima quizás incluso demasiado, pero eso no preocupaba a su entorno porque comía todo lo que le apetecía y era golosa en exceso, quizás por ello los insultos de sus compañeras hicieron mella en ella.



A sus escasos siete años había descubierto que la imagen era muy importante, si ella sufría un cambio como el de su madre sería su final, ese miedo terrorífico y el hecho de sentirse tan sola, la abocaron a un camino sin retorno, comenzó a frecuentrar la compañía de ana y mía, posiblemente más peligrosa que cada una por separado. Le resultaba dificil por no decir imposible burlar la vigilancia férrea de su madre a la hora de las comidas, pero era fácil esconderla cuando se encontraba en la escuela. Por ese motivo, empezaba siempre el día con mía, los desayunos en su casa eran completos, y ella lo tomaba en compañía de su hermana pequeña sin rechistar, al llegar al cole y antes de entrar en el aula, pasaba por el baño y vaciaba su estomago.

De esa forma se enfrentaba a dos horas de clase y luego entraba ana en escena, siempre había compartido el almuerzo con sus compañeros, su madre era una excelente repostera, pero ahora sencillamente se las ingeniaba, para que no quedara nada en su bolsa y sin probar bocado, no le resultaba dificil, de vuelta a las clases y a esperar un nuevo suplicio en forma de suculento plato cocinado, las tripas le arañaban, pero era incapaz de comer nada, si lo hacia los remordimientos no la dejaban disfrutar de las suculencias que desfilaban ante sus ojos, asi que la escondia en sus bolsillos repletos de bolsas, allí vertía la comida y la vaciaba en las papeleras, su plan funcionaba a las mil maravillas.

Llevaba asi varios meses, su pérdida de peso empezaba a ser preocupante, su debilidad era extrema, y una mancha negroazulada se extendia por debajo de unos ojos carentes de brillo, se le había agriado el cáracter de por si risueño, y levantarse de la cama empezaba a ser un suplicio, nada de esto escapaba a los avezados ojos de su madre que con preocupación consultaba a cuanto especialista conocía. La cosa se puso fea, cuando empezo a sangrar por la nariz. Los médicos consultados no se explicaban el cambio que había experimentado la chiquilla en poco tiempo, le sugirieron que consultara con un sicologo, aunque la niña fuera reacia, quizás pudieran enfocar hacía donde dirigir las exploraciones.

Se había convertido casi una muñeca de cristal, frágil a simple vista pero su carácter se había endurecido, su aspecto era la salvaguarda contra los insultos de las niñas con las que compartía juegos, cuanto más se deterioraba su imagen más la aceptaban en su entorno. A la sicologa no le fue fácil lograr que la niña confiara en ella, poco a poco con paciencia y unos cuentos en los que mezclaba la ficcion con la autobiografía consiguió que le abriera las puertas de sus preocupaciones, un escalofrio recorrio su espalda al escuchar lo que la pequeña relataba con un frialdad absoluta y utilizando la tercera persona, como si nada tuviera que ver con ella.



Su vida cambio radicalmente, dejo de ir a la escuela para someterse a todo tipo de examenes que revelaron una anorexia galopante, ana y mía se habían cebado en su menudo cuerpo, jugando al escondite con los facultativos durante meses, enmascarando sintomas. La internaron en un centro donde niñas como ella luchaban por sobrevivir, por aprender a comer, por recuperar su autoestima y la objetividad. El camino de la recuperación no fue fácil, y sobrellevarlo sola con su tierna edad menos, temía coger peso y que le hicieran el vacio de nuevo, temía el momento de enfrentarse de nuevo a los insultos. Un equipo de sicologos la preparaban a diario, explicandole que la obesidad que sufría su madre era poco probable que le pudiera afectar a ella a no ser que desarrollara la enfermedad, y que en ese caso no comer no era la solución, porque aún asi no bajaria de peso, se trataba de una disfuncion del organismo.


Poco a poco sus mensajes fueron calando en ella, comenzó a comer poco a poco, pero mía se resistía a abandonar su presa, y le costaba mucho esfuerzo mantener en su débil cuerpo las pequeñas cantidades que le preparaban, conforme fue concienciandose y recuperandose le permitieron ver a sus padres, era un premio que a ella le sabía a gloria y le daba fuerzas para enfrentarse a los cambios que su cuerpo estaba experimentando de nuevo y a la dureza de las terapias.

Tras dos meses de angustía estuvo preparada para volver a casa, pero no tanto para enfrentarse a sus harpías compañeras, pero decidió hacer frente a la situacion como mejor pudo, los golpes de mamá sonaron de nuevo en la puerta, cuanto los había echado de menos, se desperezó, salto de la cama, miro su armario, eligio una falda vaquera un suerter azul cielo, para resaltar de nuevo el brillo de sus ojos y salió dispuesta a comerse el mundo. Al llegar a clase los chicos se volcaron en ella, las chicas se dividieron, la calma parecio reinar durante un par de días en los que volvio a notar el vacio, pero los insultos habían cesado. En ello había influido la amenza de la directora de expulsar del centro a quien se atreviera a perseguir verbalmente a la niña.

Habían pasado tres años de aquello, tres largos años, en los que fue calando en algunas de sus compañeras y sentia el apoyo incondicional de los muchachos, durante ese tiempo, no había vuelto a pensar en ana ni en mía, se veía estupenda al espejo, pero los sueños duran poco y las pesadillas se eternizan y habían vuelto a la carga, de nuevo los insultos se cebaron y el fantasma de la gordura se cernía sobre ella, había hecho intentos de dejar de comer de nuevo, sin embargo esta vez contaba con aliados que hicieron frente comun con ella y le impidieron cometer de nuevo esa tontería, solo había ocho chicos en la clase, pero fueron suficientes para infundirle el suficiente valor para afrontar el día a día sin tener en cuenta ese fantasma que podía no llegar a afectarle nunca.

Tan solo dos meses antes la sonrisa se había borrado de su rostro, ahora comprendía que la envidia era mala consejera y que sus compañeras se habían rendido a sus pies por no poder disfrutar de lo que ella tenía, aprendió que lo importante era quererse a si misma fuera delgada o gordita, que solo de esa forma los demás terminarian aceptandola, y que el universo femenino en torno a los diez u once años no se limitaba a esas doce malcriadas que poblaban su colegio. Comprendió que debía sobrevivir en ese terreno hostil, que ello la haría mas fuerte y comenzó a establecer lazos en otros ambientes, asombrándose de la cantidad de amigas que podía llegar a tener, el ser constante le sirvió para darse cuenta de que la solucion a sus problemas no estaba en refugiarse en los brazos de ana y mía, si no más bien en huir de ellos.



Safe Creative #0902242633056

viernes, 20 de febrero de 2009

Música, vino y pasión entre canales




La desperto la suave caricia del sol, que entraba a raudales por su ventana. Tenía pocas oportunidades de remolonear en la cama, su rutina diaria era tediosa y madrugadora, ni siquiera los fines de semana le era permitido regocijarse en esa maraña de sabanas blancas jugando con la calidez del lucero, pero esos días iban a ser diferentes, llevaba un año esperando esa semana. Se desperezó, colocó descuidadamente la bata sobre su bien modelado cuerpo, y bajo a desayunar consciente de que a aquella hora solo los habitantes de la enorme cocina del palacete estarian trajinando por los alrededores. Le gustaba el olor de la cocina, las esencias flotando en el ambiente, la calidez de la lumbre, el sonido de los pucheros al hervir, y los miles de aromas que se respiraban. Siempre que podía desayunaba en aquella mesa robusta de roble, acompañada por los cocineros y sus ayudantes, si su padre supiera aquello posiblemente le cortaria un pedacito más de aquellas alas, que de tanto peso le costaba extender para volar.




Cuando miraba en que se había convertido su vida, una pesada bruma la envolvía, vivía prisionera en una jaula de oro, pero al fin y al cabo privada de libertad. A sus veinte años pocas veces había experimentado esa sensacion liberadora de tomar la rienda de su vida, ser hija de una de las mayores fortunas del pais, lejos de ser una ventaja, para ella representaba un inconveniente. Se le había negado lo que a cualquier niño le era dado a espuertas y a cambio la habían colmado de bienes materiales incapaces de dar afecto, comprension y cariño. Siempre había deseado un hermano para jugar, para compartir confidencias, pero eso no entraba en los planes de máma siempre tan perfecta, no podía estropearse el cuerpo con otro embarazo. Ambos pasaban muchas horas fuera de casa, relegando su educacion en tutores que no eran capaces de una caricia o una sonrisa.




A sus compañeras de colegio les parecia su vida de cuento de hadas, rodeada de tanto glamour y tanta riqueza, y para ella era un calvario diario, tenia cuanto cualquier muchachita podía desear y le faltaba lo esencial, lo que todas disfrutaban sin darle importancia alguna, libertad y cariño a manos llenas. Era envidiada porque nadie conocia la naturaleza de su insipida vida, y esa libertad se iba recortando en la misma proporcion en que crecía el imperio de pápa, que veia una amenaza en cada salida que hacía del palacete. Recuerdo mi adolescencia con una escolta permanentemente pegada a mi, la presencia de esos hombretones enormes y serios, sacados de una pelicula americana intimidaba a mis compañeros que preferian ignorarme a enfrentarse a la mirada fulminante que se adivinaba detras de las enormes gafas negras con las que cubrian sus ojos.




Al cumplir los dieciocho decidió rebelarse contra lo que le parecía injusto, pero nadie pareció hacerle caso, hasta que aprovechando el bullicio de los carnavales, se escapó de casa, ataviada con un traje de epoca tal y como requeria la situacion y una mascara que le ocultaba gran parte de su rostro. Nadie hubiera podido relacionar a aquella muchacha apocada, sobria, y de caracter taciturno, con aquel torbellino de sensaciones que inundo las calles comiendose a bocanadas grandes pedazos de una libertad negada durante tantos años. Sus grandes ojos verdes adquirieron un brillo especial, había escondido su cabello negro azabache debajo de una cascada de rizos cobrizos que le inundaban la espalda, su palido rostro había adquirido un color rosado que la favorecia en extremo, tenía que reconocer que aquel traje resaltaba todos y cada uno de sus encantos y sentia la miradas masculinas al amparo de las mascaras devorandola, suspirando a cada paso que daba.... Se sentía exultante de felicidad que se reflejaba las esmeraldas que adornaban su rostro y que refulgían incluso detras de su fina y delicada mascara.




El calido sol, dio paso al frio atardecer, había olvidado coger nada de abrigo, y la recien estrenada libertad no le ofrecía el amparo de la lumbre, a sus espaldas alguien le coloco una capa sobre sus desnudos hombros, al ver que su cuerpo temblaba de frio, se giro lentamente para averiguar quien era su benefactor, unos ojos azabaches le devolvieron la mirada tras una mascara algo estropeada por los usos, le dedico una sonrisa, algo en aquel desconocido le atraia, a pesar de su tosco disfraz. El no se dejo seducir por la suntuosidad de sus vestimentas, la trataba como a una persona mas. Entre ellos casi sin darse cuenta se sello un vinculo que los arrastraba.




Aquel encuentro no podía ser casual, se olvido de todas las precauciones, y siguió al desconocido hasta un apartamento decorado con un gusto exquisito, el le explico que pertenecia a unos amigos, y por la apariencia de sus ropas ella pensaba que no mentia. Miles de colores como un castillo de fuegos artificiales estallaron entre esas cuatro paredes al amparo de las mascaras, lo unico de lo que no se despojaron ninguno de los dos. Sus labios se entrelazaron bebiendo las mieles de la pasion, sus cuerpos se estrecharon en miles de abrazos y caricias. El recorrio cada centimetro de su piel, recreandose en alli donde las mieles del deseo hacen enloquecer a los humanos. La palida luna dio paso a un cegador sol, y entre la maraña de sabanas dos cuerpos seguían amandose con pasión.




Recompusieron sus ropas y salieron al abigarrado tumulto de colores, aromas con el deseo prendido en el cuerpo... paso asi la semana de carnavales, la primera vez en su vida que pudo disfrutar de lo que otros tienen a diario, temía el momento de volver a casa, pero sobre todo temía el momento en que tuviera que despedirse sin ninguna explicacion de la pasion que le devoraba el alma, nunca volveria a ser la misma despues de esos días, siempre le faltaria algo, el fuego la consumiria, la arrastraría, no sabía si podría doblegarse a las exigencias de su padre, no despues de aquella semana... La última tarde la pasion se desbordo, apagaron los fuegos que les devoraban las entrañas, se sacieron de las mieles del paraiso y antes de que el bullicio de las calles se apagara, se despidieron con una promesa de encontrarse al año siguiente en el mismo sitio, en la misma plaza.




Con el alma compungida, regreso al palacete consciente de que su salida no habria pasado desapercibida una semana era mucho tiempo, solo pensaba estar fuera unas horas y estas se habían convertido en una semana de algarabía y pasion, estaba mucho mas bella, pero iba a durar muy poco esa felicidad. Giro la llave de la cancela cruzó apresuradamente el sendero de gravilla que llevaba hasta la casa y al entrar la recibieron dos ceñudos rostros, que bien podrian haber pasado por mascaras, no reflejaban ningun sentimiento, ni alivio, ni cariño, solo dos miradas aceradas fijas en la mascara y la maraña de rizos cobrizos que cubrian la cabeza de su hija. Ese día no hubieron palabras, ni reproches, subió directa a su alcoba, se desnudo y frente al espejo pudo descubrir los trazos marcados por sus caricias, se veia hermosa, su ojos seguían refulgiendo, se acosto desnuda, y contacto del lienzo blanco desperto las sensaciones de los ultimos días, le costó conciliar el sueño.




A la mañana siguiente su padre la esperaba en la biblioteca, no pensaba renunciar a esa pequeña cota de libertad. Tejió una historia que a su padre le resultara verosimil, había pasado esos días en compañia de sus compañeros de facultad, no todos eran oriundos de Venecía algunos compartian suntuosas estancias con otros estudiantes, su padre no objeto nada salvo que no se conviertiera en una costumbre. Pactaron que cada año por caranavales al amparo de las mascaras podría beberse a grandes sorbos su dosis de libertad, ateniendose a unas reglas, cambiar de mascara y traje todos los años y de compañeros de correrias. No le costo complacer a su padre.




Ensimismada en sus pensamientos se le quedo frio el desayuno, miro su reloj, y subio corriendo a su habitación le quedaban menos de dos horas para cambiar su aspecto, la maraña de rizos cobrizos, los afeites para cambiar el aroma de su piel, todo era esencial para cumplir con la promesa hecha a su padre. A la hora convenida, estaba junto a la fuente, aterida de frio, esperando la capa de su atento enamorado, y con ella cubrio sus hombros el apuesto muchacho, esta vez ataviado con una mascara tallada y un suntuoso traje. Si el cambio le asombro, no lo dejó traslucir, la pasion los envolvio de nuevo, sus ojos se encontraron, sus labios se entrelazaron y sus cuerpos ardían de pasión. Tras aquella noche, el no pudo guardar mas el anonimato, se quito la mascara dejando a su vista un hermoso rostro enmarcardo en una maraña de rizos azabache. Su mirada de ebano la envolvio, y lo invito a que el mismo hiciera los honores. Se acerco a ella y entre besos y caricias la despojo de lo único que seguia vistiendo su hermoso cuerpo...




Ambos comprendieron en aquel instante cuanto habian perdido en los ultimos años, consumian freneticamente su pasion en unos pocos días, cuando tenían la felicidad al alcance de sus manos, se habían cruzado miles de veces en la facultad, compartían asignaturas, compartian horarios, pertenecian a la misma escala social. En un sinfin de ocasiones él se había acercado a ella reconociendo los andares que le obnubilaban, pero sus apagadas gemas y su cabello lacio negro como la noche, no le recordaban a su misteriosa amante, tampoco el aroma de su piel era el mismo, ella se sumergía a diario en la profundidad de sus pozos, sin darse cuenta que la pasion que la devoraba tenia un nombre al alcance de la mano...




A partir de ese día se dispusieron a vivir con intensidad la vida, a no dejar que nadie les frenara el batir de las alas, seguirían por un tiempo siendo amantes clandestinos, pero pronto gritarian a los cuatro vientos y sin mascaras la pasion que los consumía desde hacia tantos años


Safe Creative #0902222599075

lunes, 16 de febrero de 2009

El ocaso de la crisalida





Caia la tarde, por la estrecha ventana de su habitacion se colaba el postrer rayo de sol, anunciando el reinado de las sombras. La estancia estaba fría, solitaria, en el centro de la cama una muchacha se mecia abrazada a sus rodillas, con la mirada perdida. Todas las tardes se repetia el mismo ritual, el frio se colaba por la rendija, las sombras se adueñaban de la habitacion, y ella seguía meciendose con su mente bien lejos anclada en un pasado multicolor que se le antojaba lejano.




Se preguntaba en que momento se habia convertido en aquella mujer fría como un tempano de hielo y dura como el acero, incapaz de exteriorizar sentimientos, incapaz de conmoverse ante las cosas mas sencillas de la vida, había sido un proceso largo, un sinfin de caidas y un golpe certero, al final el corazon se endurecio, se creo una coraza, y vivia atrapada dentro de ella. Y la vida transcurría entre la frialdad y la sobriedad, entre la infelicidad y el llanto, nadie mas le haría daño, pero su vida dejo de tener sentido.




Cuando las sombras se apoderaban de la estancia, volaba a un tiempo no muy lejano donde era una mariposa de vivos colores, cridanera, extravertida. Otra mujer muy distinta, todo corazon, todo sentimiento, risueña, parlanchina, con un sinfin de amigos revoloteando a su alrededor. A su alrededor todo eran risas, era el alma de cualquier fiesta, cuan distinto era todo ahora, se había encerrado dentro de si misma, buscando reparar sus maltrechas alas, buscando consuelo para su alma y solo había encontrado mas sufrimiento, creando un monstruo que la anulaba.




Cuando las sedas de sus alas se desgarraron aquella tarde, supo que había muerto en vida, no sería capaz de confiar en nadie mas, noto crecer unas gruesas paredes que la aislaban de los sentimientos, la tristeza se instalo en sus ojos, y solo la fuerte determinacion de seguir viva, y de luchar por superar ese golpe, la llevaron a trazar su camino, y ahi estaba años despues, sin atreverse a salir de la coraza que había levantado, sin poder expresar emociones, solo una frialdad constante que helaba con solo una mirada.




El tiempo corría en su contra, el frio monstruo se apoderaba de ella, ya no se reconocia en el espejo, su mirada habia perdido brillo, una mascara cubria todo su rostro antaño tan calido, su voz habia perdido la dulzura de aquellos días, la risa no resonaba en su pequeña habitacion, su burbuja era cada dia más y más grande, y fuerte. Ella se habia hecho cargo de la situacion cuando abandono su alma a la deriva y ahora gobernaba el timon con dureza, con odio.




Las alas de la mariposa se negaban a crecer y sanar y se sentia prisionera de una situacion ideada por ella misma para sobrevivir al dolor, pero este se habia hecho fuerte, le impedía pensar, buscar soluciones menos agresivas. Los amigos antaño siempre prestos se habían reducido a un grupo menos numeroso que la veía languidecer sin poder evitar esa caida dia tras día, se mantenían a su lado, estimulando una reaccion que tardaba en llegar.




Una tarde como otras tantas, en la penumbra de aquella habitacion ahora gris y carente de color, se pregunto como seria la vida fuera de la coraza, si no merecería la pena luchar por derribar esos muros, y hacer una proteccion menos opaca, más flexible, pero ella siempre truncaba sus iniciativas, no quería perder ese alma que por entero le pertenecía, que tenia salvo momentos de excesiva lucidez como aquellos rendida a sus pies.




Tomó una determinacion, era hora de que tomara de nuevo las riendas de su vida, era hora de salir de aquella caverna y poner un poco de color a su día a día, necesitaba ayuda, aunque no sabía de donde le vendría lo mas seguro que de alguien que todavía no conociera, pero debía plantear batalla, volver a ponerla en su lugar, que solo tuviera acceso cuando la situacion le sobrepasara... por primera vez en años una sonrisa ilumino su cara, le volverian a crecer las alas, quiza menos vistosas, quiza menos cridaneras, pero igualmente hermosas.



Safe Creative #0902182582032

miércoles, 11 de febrero de 2009

Piel de espuma y sal




Caía la noche en la solitaria cala, la luna brillaba en el cielo oscuro cual boca de lobo, esa noche las estrellas se habian tomado descanso, una espesa nube cubria la boveda celeste cual manto de terciopelo, y jugaba con la dama blanca a las escondidas, dando un sensacion de irrealidad a tan idilico paisaje marino.

La ligera brisa ateria su cuerpo tan solo cubierto por un liviano vestido blanco, llevaba allí horas contemplando el baile de las olas que la tenían hechizada, mirando a un horizonte que igual se le antojaba incierto y desdibujado, como posible y cierto, en su cabeza daban vueltas las ultimas palabras de su padre, pero no quería que rompieran la magía del momento.



Había subido la marea y el mar bañaba sus pies, se sentía reconfortada, segura, como si magicamente con su avance y retroceso el mar se llevara todas sus cuitas, todos sus pesares, sonrió, sin saber muy bien a que ni a quien, ni que le había provocado esa sonrisa, pero de pronto se sintió liviana, segura de si misma, vio una luz al final de tunel.



Sintió la caricia del viento en su piel, se enredaba en su maraña de rizos cobrizos, que aquella tarde cuando salio de casa olvido recoger en una coleta baja, como siempre hacia cuando iba al mar, su cuerpo respondia a las caricias del viento, se sentia transportada y como unico testigo la luna que brillaba a retazos en aquel cielo cubierto de telas negras.



Miró hacia el mar y vio una sombra emergiendo de las aguas cristalinas y revueltas, se fue acercando poco a poco hasta llegar a su lado, no podría describir bien como era, se sento a su lado a contemplar el horizonte, de pronto el viento dejo de soplar, y de acariciar sus largos rizos, el mar hizo mas lentos sus retrocesos recreandose en sus pies y el desconocido comezo a acariciar su melena, con una suavidad desmedida que diriase que era el propio viento quien con sus largos dedos se enredaba en la paleta de marrones y rojos de su cabellera.



Volvio su cabeza para encontrarse con unos ojos azul hielo, que le transmitieron confianza, su mano busco la cara de el, y acaricio un rostro tan indescriptible como bello, su cuerpo fue reaccionando a sus caricias estudiadas como si conociera el valle que recorría, con todos sus recovecos, la pasion se desbordo entre dos seres que apenas se conocian, pero que hacía años que se observaban en silencio, sus bocas se rozaron y un regusto salobre inundo el cuerpo de ella, se convulsionaron los cuerpos al son del baile de las olas que cambiaban subitamente de ritmo.



En la arena dos cuerpos mojados entrelazados, y en el cielo un testigo mudo de tanta locura desatada, las piernas de el aprisionaban fuertemente las de ella, provocandole gemidos de un placer hasta ese instante nunca vivido, el se transformaba en viento, agua, torbellino, en todos los elementos posibles. Terminó la danza de cuerpos con dos amantes completamente exhaustos y ateridos, con suavidad cubrio su cuerpo con el liviano vestido, completamente mojado, que se pegaba a sus pechos y a todas las curvas de su cuerpo, dejando a la vista un contorno modelado y de gran belleza.



Le susurro al oido, y desaparecio por donde había venido engullido por el mar. Tan pronto el se marcho, el mar deposito en sus pies un caracola de grandes dimensiones, la recogió y marcho a casa con una sonrisa en la mirada, enigmatica y otra en el rostro de gran felicidad. La caracola de suave color crema encontro un lugar preferencial en la repisa de la ventana, al lado de su cama, algunas tardes el mar se oia a traves de ella, y como si la hechizara se vestia muy liviana y sus pies se dirigian a aquella cala abandonada, y cada atardecer cuando el oro del día se transformaba en el plata de la noche, el viento acariciaba su cabello y un desconocido salía del agua para enredarse apasionadamente entre sus brazos y piernas.




Tatuado en su piel había quedado la caricia del viento y el regusto a sal de sus besos, cada día el le susurraba al oido ven conmigo, no tengas miedo... sabía que era cuestion de tiempo que su alma se fundiera con el mar, con ese ser que tanto la amaba y la hacia sentir única y ligera... una noche mas marcho a casa aterida, al llegar a su alcoba la caracola emitía una triste melodía que le traspasaba el alma... callaba por unos dias y el mar volvia a rugir de su interior.



Hechizada se acerco a la bahia una tarde sin que la caracola emitiese ningun sonido, y quedo largamente mirando al mar, se puso un vestido aguamarina, el suave sol calento su cuerpo, un escalofrio le recorrió la espalda, y una voz suave emergio del mar, sigueme... sin pensarlo dos veces se adentro en las frias aguas, y se enredo en el cuerpo de su amado que siguio lentamenta cada centimetro de su piel, para por ultimo y con una sonrisa llevarsela a su morada.... Se la trago el mar, danzo con las olas, disfruto con el fondo marino y decidio seguir alli por siempre.



Días despues en la bahía el mar expulso el cuerpo de una joven de cuerpo bronceado y largos rizos cobrizos, en su rostro una sonrisa, la caracola desparecio de la repisa de la ventana el mismo día en la que su alma se fundio con el mar... cuenta la leyenda que en noches oscuras cuando en el cielo ondean las negras nubes, sobre la arena de la playa se pueden ver dos cuerpos entrelazados, meciendose al compas de las olas, en un ritmico balanceo, extasiados de placer, para volver en cuanto la luna despunta al interior del mar que los vio emerger



Safe Creative #0902182582063

martes, 10 de febrero de 2009

Cara y cruz de la realidad


La sonrisa prendida en el rostro aunque en su corazón se desate la más cruel de las tormentas.
El arcoiris iluminando su sonrisa aunque la negra noche envuelva su alma en las sombras del abismo y asfixie su blanca libertad.
La mano tendida, a pesar de tener a la soledad como unica compañera y amiga.
Una palabra de aliento y esperanza, cuando el desahucio social es la unica guía su vida.
Una vida perfecta y envidiable, pero sólo dolor y llanto en la intimidad de la alcoba.
El optimismo por bandera y buque insignia, cuando las fuerzas abandonan y flaquea la lucha.
Solo sus ojos delatan aquello que con tanto afán disfraza a diario, entre capas de amabilidad y sonrisas dibujadas en carmin, sólo el insondable pozo de su mirada grita cuan imperfecta es su vida, cuanto dolor atenaza su oscura alma, cuanta miseria se esconde en el subsuelo de la locura, de esa enajenación de la que sólo ella es consciente y que ahoga entre lágrimas en un sombrio y frio divan.


Safe Creative #0902172579424

domingo, 8 de febrero de 2009

Mi negro angel guardian



Sentia su presencia como cada noche, tan cerca que su aliento chocaba contra mi nuca, siempre dos pasos por detrás de mi, dandome su proteccion tal y como prometio el unico día que oí realmente su voz, las otras palabras susurradas al oido en momentos de duermevela estaban guardadas en algun rincon de mi subconsciente y brotaban como retazos de una vida pasada en mis sueños.

La primera vez que sintio su presencia, no le vio el rostro, se situó a su lado y le acarició la cabeza con vehemencia, pero no adelantemos acontecimientos. Nací como muchos niños en el seno de una familía desestructurada, con un padre alcoholico y una madre molida a palos que no se amaba a si misma ni era capaz de amar a nadie, me presente por sorpresa y sin que ninguno de los dos me desease, en ese contexto mi infancia no fue nada fácil, más bien fue un infierno.

Tenía solo cuatro años cuando mi padre volvió un día de la calle completamente ebrio y rojo de ira, entró en casa gritando el nombre de mamá, que como siempre estaba en la calle, ella decía que trabajando, hoy tengo mis serias dudas, creo que huía de su miserable vida, y de aquel antro que era nuestra casa y que la asfixiaba por momentos. Me crucé en el camino de mi padre accidentalmente y empezó a preguntarme a gritos donde se había metido mi madre, pero yo no lo sabía. La respuesta no era la que esperaba y me llovió una tunda de palos, que me dejo el cuerpo marcado y serias dificultades para respirar.

Cuando mi madre regreso a cadsa, ella ya estaba a mi lado, acariciando mi pegajoso pelo, lleno de manchones de sangre, y me susurraba al oido, no temas, todavía no vine a buscarte, un día te acogere en mis calidos brazos y te envolveran todos los colores del arco iris, aspiraras un aroma indescriptible, te acunara un remanso de paz y dejaras de sufrir. Por primera vez senti algo de calor en mi madre que se deshizo en un mar de lágrimas y cogio mi pequeño cuerpo en brazos para llevarme al hospital, con ella pegada a los talones. Cuantas veces había hecho mi madre ese mismo camino con la cara y el cuerpo lleno de moratones, pero hoy llevaba un pequeño bulto ensangrentado en brazos.

Durante los días que estuve en el hospital, fue mi única compañera, mi madre iba y venía de la comisaria al hospital, y en el trayecto que lo separaba se ensimismaba durante horas, perdiendose entre callejas por no pensar en que se había convertido su vida, y en que estaba convirtiendo la mía por su cobardía. El día que me dieron el alta ella se aparto de mi lecho, sentí su presencia de vez en cuando y un escalofrio recorría mi espalda, pero no podía mas que estarle agradecida.

Nos volvimos a ver once años después, mi madre no tuvo nunca el valor de abandonar a mi padre, yo aprendi a mantenerme fuera de su alcance, y el descargaba su furia animal contra el cuerpo menudo y maltrecho de mi madre, me sentía impotente, pero nada podía hacer por ella, más que insuflarle el valor necesario para empezar de nuevo, pero no quería ni oir hablar de ello.

Otra noche, otro portazo, y otra tanda de gritos desesperados y de golpes sonando en carne, pero ese día a la bestia se le fue la mano, y cuando acabó de descargar su furía, y salio de casa para seguir bebiendo, el rostro de mamá estaba frio encima de la desgastada alfombra del salón. Sali de mi escondite y me agache sobre su cuerpo mientras sollozaba un inuaudible, porque mamá, porque no tuviste el valor de volver a empezar.

Sentí su fría mano sobre mi hombro, me gire y alli estaba ella, con su palido rostro, de una belleza sin igual, no era tal y como la representan en los libros, ni en los cuadros, vestía completamente de negro, y su melena azabache le cubría gran parte de la espalda. Se sentó a mi lado y murmuro una promesa: _ No temas nunca estarás sola, yo te seguiré protegiendo, como lo he hecho durante años_. Cargó a mamá en brazos, su destrozada alma le arrancó una lagrima que se enfrió en su mejilla y partió dejandome una caricia en el rostro y un frio enorme en el alma.

Me llevaron a una casa de acogida, y alli pase tres años, hasta que cumplí la mayoría de edad, ella iba y venía, tenia periodos de inactividad y otros de freneticas idas y venidas que la dejaban exhausta y con una mirada triste y huidiza, se desplazaba de un lugar a otro con una rapidez inusual, y volvia siempre a mi lado, a lo que creo que se había convertido en su refugio. Cumpli dieciocho años y me creía la mujer mas afortunada de la tierra, tenía que abandonar la que había sido mi casa durante los ultimos años, pero tenía un trabajo y un hombre que me quería o eso deseaba en mi fuero interno.

Me instalé con el en un pequeño apartamento, gris, sucio, y con poca vida, con mucho trabajo y gastando lo minimo, conseguí adecentarlo, las paredes renacieron con una capa de colores palidos bien escogidos, se veía limpio, coqueto, pero a la medida de nuestras posibilidades que no eran muchas. Un buen día él perdió su trabajo y comenzó a beber, al principio no le di importancia, pero cada día llegaba mas tarde y más bebido. Dejé de ser su princesa para convertirme en la fuente de todos sus problemas, y en su chivo expiatorio, en un muñeco contra el que descargar su ira. Y ella siempre silenciosa me acogía en sus brazos despues de cada paliza... me infundió el valor que yo no fui capaz de darle a mi madre, o puede ser que no deseaba que la historia se repitiera en mis carnes.
Salí de casa con mis escasas pertenencias, pare en la comisaria más cercana, y denuncie al que hasta hacía dos horas había sido mi pareja, dos años de gritos y palizas continuadas terminaban en ese instante... pedi una casa de acogida en otra provincia, comenzaria de nuevo, lejos de él, de sus falsas promesas, de sus te quiero falsos, de sus caricias y sus lloros despues de molerme a palos... no quería que ella, me cargara con una lágrima en los ojos como a mi madre...

Desde ese día en que marche lejos de la tierra que me había visto nacer, ella guarda celosamente mi secreto, y me acompaña cada noche, en un ritual de dos horas de meditación tras las cuales si su trabajo no ha concluido marcha con una sonrisa en su palido rostro... otras noches vela mis sueños y ahuyenta las pesadillas que me acompañan a diario desde que era una niña , una bestía moliendo a palos a un ser indefenso




Safe Creative #0902182582049